Molino " El Hermosillense"



Si el viajero llega de día a Hermosillo, lo primero que interesa su atención es un grande y esbelto edificio, donde activamente se agita uno de los más importantes centros industriales del Estado y donde el sr. Ramón Corral, su propietario, ha dejado un palpitante recuerdo de la participación valiosa que ha tomado en esta como en todas las manifestaciones del progreso de Sonora. Ese edificio es el del Molino harinero “El Hermosillense”

Y si el viajero llega de noche también dirige ahí sus miradas, atraídas por los raudales de luz que surgen de la Planta de Luz Eléctrica pertenecientes al mismo negocio y que es la que proporciona toda la luz de la ciudad.

“El Hermosillense” es el molino de harina más grande que se levanta en la dilatada costa del pacífico. Su maquinaria es enteramente moderna, contándose entre ella los aparatos eléctricos de Alsap para purificar la harina y esta montada con tal perfección que su movimiento, no obstante ser tan grande, tiene la precisión de un reloj. La maquinaria fue montada por el Sr. Juan Yruretagoyena, experto molinero que ésta al frente de este importante centro industrial y cuyo retrato publicamos.

La distribución de los departamentos del edificio es irreprochable y su amplia ventanería deja pasar el aire y la luz en cantidad suficiente para que este importantísimo detalle corresponda el conjunto inmejorable del establecimiento. Por este pasa la línea del ferrocarril de Sonora, con lo que se facilita las operaciones de carga y descarga.

Júzguese la importancia práctica de “El Hermosillense”, sabiendo que su producción anual es de 36,000 cargas, que son otros tantos elementos de prestigio que van a pregonar su bondad a todos los mercados de Sonora y a los que se extienden a lo largo del Pacífico hasta alcanzar Salina Cruz; y en todos estos mercados la harina de “El Hermosillense” es invariablemente la preferida: por el público consumidor, por su sabor exquisito, y por las panaderías por las bondades que le reconocen.

Pero el prestigio de “El Hermosillense” ha ido más allá de los linderos nacionales. Al ser examinada en los Estados Unidos del Norte su harina como materia prima de la fábrica de galletas que en Hermosillo explota el Sr. Neil, los peritos la compararon muy favorablemente con las de mejor calidad de California y la declararon superior a muchas de Minneapolis y Buffalo.

Este detalle en verdad, a más de construir un gran prestigio mercantil, causa grande satisfacción por tratarse de un producto nacional.

Como decimos al principio en el mismo gran edificio de “El Hermosillense” se encuentra la Planta de Luz Eléctrica. Consta ella de cuatro dinamos de corriente alternada con una capacidad de 240,000 watts, y una para luz de arco con 75 lámparas de 1200 bujías.

Como interesante dato estadístico publicamos los de que “El Hermosillense” da trabajo a 60 empleados y gasta 54, 000 pesos anuales en sueldos y 6000 en combustible.

El Sr. Corral está representado por el caballeroso Sr. Don Ricardo Uruchurtu, quién tiene extendido amplio poder.

(Tomado del directorio de




García y Alva. 1905-1907)

0 vistas

© 2018. Solo Sonora Mx.

  • Rincones Sonorenses
  • Rincones Sonorenses