El Padre Kino (II)

El Padre Kino

Por: Armando Quijada Hernández.

Director del Museo Regional de Historia de la Universidad de Sonora.

Se ha escrito mucho sobre el jesuita, Eusebio Francisco Kino, pero no lo suficiente para que los sonorenses tengamos presente los más significativos actos de su singular existencia; por ello, cuando el 15 de marzo pasado se cumplieron 282 años de su muerte, (este artículo se publicó en 1993, así que en realidad el Padre Kino ya cumplió 308 años de fallecido, ya que murió el 15 de marzo de 1711) es de rigor intelectual para los lectores de esta revista, recordar algunos rasgos de la vida de aquel incansable misionero.

Kino nació el 10 de agosto de 1645, en la comunidad de Segno, de la provincia de Trento, ahora territorio de Italia.

El 20 de noviembre de 1655, a los 20 años de edad, ingresó al noviciado de Landberg, en Baviera, continuando sus estudios en Freiburg, Ingolstad y Munich, habiéndose desempeñado como maestro en el colegio de Hall.

Contando con 33 años, el 14 de julio de 1678, llegó al puerto de Cádiz, con el propósito de pasar a la Nueva España. Se uedó en Sevilla, en el Colegio de San Hermenegildo.

Fue hasta 1681, cumplidos ya los 36 años, cuando llegó a México, viviendo en un principio muy cerca de la corte virreinal, en cuyo tiempo escribió un opúsculo sobre la influencia de los cometas. Esta pequeña obra dio origen a que Don Carlos Sigüenza y Góngora le respondiera en un libro titulado: “Libra Astronómica y Philosóphica”. Estas publicaciones constituyen la primera polémica científica que se realizó en América.

El mismo año de 1681, Kino fue designado Cosmógrafo real, en la expedición que el General Isidro Atondo estaba organizando a la California.

De 1683 a 1686, Kino estuvo evangelizando entre los Guaycuras de la Baja California, en los territorios de La Paz, San Lucas y San Bruno.

Suspendidos los trabajos de conversión en la California, Kino vino a Sonora, entro a la Pimería e inicio su evangelización el 13 de marzo de 1687, con el establecimiento de la misión de Nuestra Señora de los Dolores.

Durante 24 años de intensa actividad, Kino viajó cientos de leguas, evangelizando, explorando y organizando nuevas misiones, haciendo llegar las fronteras de la cristiandad, hasta los pueblos indígenas asentados en las márgenes de los ríos Gila y Colorado.

Afortunadamente se ha conservado un considerable acervo de manuscritos, donde el Padre Kino expreso sus ideas y su afanes, siendo entre todos el de mayor importancia histórica, “Favores Celestiales”, cuyas 441 fojas se encuentran en el Archivo General de la Nación. Además de la copiosa correspondencia que de él se ha recopilado, se han preservado 31 mapas de sus exploraciones, por lo que es considerado el mejor cartógrafo jesuita de la Colonia.

El 15 de marzo de 1711, Kino murió en la Misión de Santa María de Magdalena, ahora Magdalena de Kino, atendiendo por su compañero y amigo, el Padre Agustín de Campos.

0 vistas

© 2018. Solo Sonora Mx.

  • Rincones Sonorenses
  • Rincones Sonorenses