© 2018. Solo Sonora Mx.

Cervecería de Sonora. S. A.

Sonora, la inmensamente rica sonora, envuelta durante muchos años en el regio manto de su natural poderío, sólo esperaba que hombre de muy buena voluntad, de clara inteligencia y despiertas actividades, la desarrollaran ante el esplendente sol de la gran gestión humana, para exhibir las inagotables fuentes de sus elementos, capaces de aplacar la sed de progreso, lo mismo del minero que del agricultor; igualmente del comerciante que del industrial.

Y allá por los años de 1896, uno de esos hombres, el señor Geo Grüning, llamó a las puertas del progreso de Sonora y le presentó una nueva industria, que no había de pasar mucho tiempo sin que se convirtiera en una de las más florecientes del Estado.

Fue la industria cervecera de Sonora, que el sr. Grúning estableció en nuestra ciudad bajo la razón social de Cervecería de Sonora, S. A. Y a la que dos años después allegó su importante labor el inteligente Sr. Dr. Alberto Hoffer.

Y aquella negociación que comenzará la novísima industria en Sonora, hoy llama la atención del viajero por el fuerte capital que representa y por la excelencia de sus productos.

Su hermoso y gentil edificio, construido desde un principio y para el que se tomaron como base los planos de las mejores y más modernas cervecerías de Europa y de América, reúne a su buen gusto arquitectónico la distribución perfecta de todos sus departamentos, la luz y lo supremo de la maquinaria, que es completamente nueva y moderna; además se están adquiriendo a medida que se inventan, todas aquellas máquinas o aparatos perfeccionados, los que se reciben directamente de las fábricas de su origen, escogiendo siempre, ya sean europeas o americanas, las que dan mejores resultados prácticos y así es que cada uno de sus vastos departamentos se observa con satisfacción la variedad de ellos.

Prolijo sería enumerar y describir todos y cada uno de los aparatos que usa esta cervecería y la maquinaria instalada en sus departamentos, y así, nos concretaremos a términos generales.

Puede asegurarse que ha reunido todos los adelantos del día y si a esto se añade la gran limpieza y el matemático orden que rima en todo, no será aventurado decir que esta industria ha sido colocada por los señores Grúning y Hoeffer, entre las primeras de sus congéneres.

La Fabrica es movida por poderosas calderas alimentadas con leña; pero como este combustible por circunstancias especiales que no competen a esta descripción, amenazó a la industria sonorense con no salir de los montes, los señores Grúning y Hoeffer, con una provisión que revela la claridad de su talento para ver las cosas con el prisma de la práctica, han traído una inmensa cantidad de carbón de piedra, que bastará y sobrará para conjurar cualquier crisis de la leña, por prolongada que sea. No será la falta de combustible lo que detenga ni por un instante las grandes funciones de la Cervecería de Sonora.

Sus diversa y prestigiadas marcas de botellas se preparan de conformidad con los inventos más modernos y se conservan durante largo tiempo en el mismo estado de fuerza y brillantez que tiene en el momento de filtrarla.

La calidad del agua que se usa es de la mejores y sabiendo cómo es que el factor de más importancia para la buena producción de cerveza es la gran pureza del agua y sabiéndose que la Cervecería de Sonora se tiene un cuidado esmerado en elegir todas las materias primas en el lugar de su procedencia y siempre de primera clase, no se extrañará que sus productos sean todo lo supremo que son.

A este respecto tenemos que decir que las materias primas, malta y lúpulo, para la elaboración de la cerveza, son de lo mejor que se cosecha en Europa y en Estados Unidos, puntos de su producción y las que antes de importarse son sujetos a escrupulosos análisis para que reúna las buenas cualidades que se requieren para producir una buena cerveza.

Las mismas buenas cualidades de agua empleadas en la elaboración de la cerveza es la que se usa para la fabricación de hielo y por tanto este resulta completamente limpio y enteramente ajeno de substancias extrañas.

Las máquinas para la fabricación de hielo tienen una capacidad para 75 toneladas diarias, pero como el consumo ha aumentado de modo extraordinario, se está construyendo junto al edificio principal uno nuevo en el edificio principal uno nuevo en el que montarán maquinaría para 25 toneladas diarias más. Quizá para cuando este libro aparezca ya esté en funciones la nueva maquinaria. La capacidad para producir cerveza es de 150 000 al año.

No una, sino varias veces, esta fábrica ha tenido que afrontar la competencia de cerveza de otras partes, pero, como todo lo que es bueno, siempre ha seguido su marcha rumbo al engrandecimiento.

En suma, la Cervecería de Sonora prestigia al estado y al País, y justo es reconocerles ese altísimo mérito a los señores Grúning y Hoeffer. Su nombre se escribirá en el libro de las grandes industrias de México y por tanto en el de los hombres que han contribuido poderosamente para el engrandecimiento de la República.

(Tomado de: Álbum de Federico García y Alva. 1905 – 1907)


57 vistas
  • Rincones Sonorenses
  • Rincones Sonorenses